Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Nieves González Pérez

IES Hervás y Panduro

El texto

EL TEXTO: COHERENCIA Y COHESIÓN.

LOS CONECTORES DISCURSIVOS

Entendemos por texto ‘una unidad de carácter lingüístico emitida, intencionalmente, por un hablante en una situación comunicativa concreta y con una finalidad determinada.

El texto es ‘un producto lingüístico unitario en el que los distintos elementos se interrelacionan en función de un todo’.

Un texto se construye a partir de 3 niveles de organización diferentes:

      1. consta de unas ideas organizadas en una ESTRUCTURA SEMÁNTICA
      2. los enunciados que forman el texto mantienen una relación formal y funcional, formando así una ESTRUCTURA SINTÁCTICA
      3. los elementos de la comunicación (emisor, receptor, etc…) están presentes. ESTRUCTURA PRAGMÁTICA O DE COMUNICACIÓN

Un texto puede estar formado por un solo enunciado (ej. ¡fuego!) o por muchos enunciados. Lo importante para que pueda ser considerado un texto no son las dimensiones, sino el hecho de que ese “texto” constituya una unidad, que cada parte esté en función del todo y que cumpla unos requisitos. Los requisitos o propiedades que tiene que tener todo texto son: la coherencia; la cohesión y la adecuación. La primera de estas propiedades está relacionada con la estructura semántica; la segunda, con la estructura sintáctica y la tercera, con la estructura pragmática.

Coherencia

Hace que un texto pueda ser entendido como una unidad con sentido y no como un conjunto de enunciados inconexos. Es la propiedad fundamental de un texto y es inherente a él.

Como hemos dicho, la coherencia caracteriza la estructura semántica de un texto, es decir, la organización de las ideas de un texto en párrafos.

La estructura de un texto puede ser: lineal, deductiva, inductiva, circular, causal o cronológica, dependiendo de la organización de las ideas.

En todos los textos se produce una progresión temática, ya que cada enunciado introduce información nueva (rema) relacionada con el conjunto de datos conocidos por el emisor (tema), implicando esta información anterior al tiempo que convierte en tema la nueva información. A este proceso se le denomina “tematización”.

Cohesión

Es la manifestación sintáctica de la coherencia. Un texto está cohesionado si hay mecanismos lingüísticos que unen unas partes del texto con otras, mostrando así la relación coherente que hay entre ellas en el nivel semántico.

Los elementos de cohesión pueden ser de distinto tipo:

  1. de referencia: cuando un elemento del texto se refiere o alude a un elemento

– externo al texto (referencia exofórica)

– textual (referencia endofórica). Esta puede ser una “anáfora”, cuando la referencia se hace a un elemento aparecido con anterioridad en el texto o una “catáfora” cuando el elemento aparece con posterioridad.

  1. de sustitución: evitar repetir las mismas palabras a través de sinónimos, pronombres etc…
  2. Elipsis se algún elemento
  3. marcadores / conectores discursivos:

– de función pragmática: apelaciones, vocativos, etc…

– de función textual: elementos que expresan adición, oposición, causalidad, reformulación (explicación, corrección, resumen, ejemplificación) y orden del discurso (persentación, digresión, enumeración etc…)

  1. la entonación
  2. la puntuación
  3. la cohesión temporal expresada por las formas verbales.

Adecuación

Se da en textos bien construidos desde el punto de vista pragmático o comunicativo. Un texto debe adecuarse a la situación en la que se utiliza dicho texto.

La adecuación de un texto a un contexto concreto depende de las elecciones que realice el emisor teniendo en cuenta las características concretas de cada acto comunicativo y del receptor. Dichas elecciones dependerán de:

      1. las funciones del lenguaje: dependiendo de la intención comunicativa del emisor, se crearán textos informativos (referenciales), expresivos, apelativos, fáticos, metalingüísticos o poéticos.
      2. El canal comunicativo: oral o escrito
      3. El código: para que sea adecuado, ambos interlocutores deben compartir el mismo código
      4. la variedad idiomática: nivel culto, registro formal, coloquial, etc…
      5. la variedad del discurso: narración, descripción, argumentación, exposición o diálogo.

Realmente, comprenderemos e interpretaremos bien un texto cuando seamos conscientes de las elecciones que ha llevado a cabo el autor.



escrito el 12 de marzo de 2012 por en LENGUA ESPAÑOLA


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar